INMENSIDADES

No hay comentarios

INMENSIDADES

 La caracola estaba semienterrada en la orilla.

La niña, curiosa, la recogió y luego de darle vueltas y quitarle la arena, se la llevó al oído. Regresó a la casa y su madre, al verla, le preguntó que traía. Ella la miró a los ojos y dijo bajito: “El mar”.

 

Imagen: graficosenlared.es

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s