Por Manuel Echegaray Relatos/Cuentos Sin categoría

UNA AMARGA SONRISA

UNA AMARGA SONRISA

Cuando cayeron mal, decidió no hacer más bromas; se propuso también no celebrar las ajenas.

 

Cuando algún comentario suyo fue tomado como ofensa, empezó a prescindir de hacer comentarios.

 

Se propuso no sonreír, desde la vez que le dijeron que lo hacía por puro compromiso.

 

Dijeron “¡Qué serio y formal!” al ver que no bromeaba, comentaba o sonreía.

 

Después lo tildaron de callado.

 

Era un muerto en vida que recordaba el antes con amargura.

 

Sonreía triste al hacerlo, pero a escondidas, para que no lo vieran.

 

Imagen: http://www.imagenesyfotosde.com

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s