Por Manuel Echegaray Relatos/Cuentos Sin categoría

LAS MANGAS ANUDADAS

LAS MANGAS ANUDADAS

 Lo que es la vida…” pensó.

 

Lo acusaban de algo que estaba seguro no haber cometido, o por lo menos de lo que no se acordaba, porque las nieblas del alcohol lo oscurecían todo.

 

Ahora estaba en esa pequeña celda, con barrotes en la ventana alta y como único mueble un banquito donde se sentaba, tomándose la cabeza, que le dolía mucho, entre las manos.

 

Todos decían que él lo había hecho y sabía que no podría soportar mucho más…

 

Lo encontraron con las mangas de su camisa, que pasaba por entre los barrotes de la ventanita, anudadas al cuello y el banquito de madera tirado en el suelo.

 

Era culpable porque se suicidó” dirían.

 

 

 

Imagen: mariadelcarmenaranda.blogspot.com

 

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s