A título propio

No hay comentarios

Te veo tan lejana, en esa parte inaccesible de tu esencia,
mientras me sumerjo en un torrente de nerviosismo,
me sonríes como quien no espera el desenlace de una historia
por más señales que nos adviertan estar al borde del abismo.
Hoy en día me he decidido a no callarme,
soltaré los demonios que mi alma tanto añora,
ahora sé que la felicidad no llega por si sola
y por más que la busco, sólo logro lastimarme.
He repasado este monólogo, ¡Ya ni sé por cuánto tiempo!
que hasta lo he hecho realidad en mi cabeza,
mis manos están frías y mis labios tiemblan
por contarte un secreto que en mi pecho se revienta.
Ahora entiendo que no hay nada que me detenga,
ofrecí mis mañanas y tan sólo recibí los buenos días,
mis ojos se han curado del embrujo con los años,
y si hoy avanzo, es intentando aminorar el daño.
Si no sabes que responder, es mejor que calles
si no hay palabras que al oírlas detengan mi viraje,
deja que este duelo se disipe con el aire,
y no mires mi partida, si no formas parte de este viaje.

Por @pjescobar

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s