Por Manuel Echegaray Relatos/Cuentos Sin categoría

COCINERA

COCINERA

En la cocina hacía calorcito, olía bien y la sensación era de hogar, de cosa personal, de cariño; tal vez por eso la niña Domitila no salía de allí casi nunca desde que llegó de su pueblito de tejados rojos y sembríos de papa.

 

Fuera todo era bulla y peligros desconocidos: en la cocina recordaba a su madre, se sabía segura, no pasaban las horas ni importaban los días y le servía para olvidar el viaje, la soledad y lo que le dijeron al final: “Si te vas, no regresas”.

 

Y nunca volvió a su pueblo: se hizo joven, mujer, mujer madura y murió ya de vieja en la cocina, acordándose, como si los hubiera visto ayer, de los tejados rojos y el cielo siempre azul con nubecitas blancas.

 

 

Imagen: http://www.cocinasemana.com

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s