Por Manuel Echegaray Relatos/Cuentos Sin categoría

SIESTA

SIESTA

Era luego del almuerzo que pesaba en sus ojos reclamando una siesta, pero tenía que escribir; sabía que daría cabezadas, no coordinaría bien las cosas sobre las que tenía que contar y en realidad, su medio adormilado yo que peleaba contra el deber y la decisión, tenía todas las de perder.

 

Se recostó en el sillón y con un vaso de agua cerca, cogió el periódico que no había leído en la mañana para ver si alguna sangrienta novedad policial lo espabilaba un poco: solamente había goles de segunda división, chismes de caja boba y lo habitual sobre guerras y problemas al otro lado del mar; en realidad el sueño lo venció y se quedó dormido.

 

Soñó que era un hombre que empezaba como escritor y su primera obra tendría pocos párrafos; el tema era el de un personaje que habiendo terminado de almorzar tenía necesidad de hacer una siesta pero se debatía entre esta y lo que tenía que hacer; para espantar al sueño se recostó a leer el periódico a ver si alguna noticia fuerte lo mantenía despierto pero resultó ser lo habitual e intrascendente para finalmente quedarse dormido y soñar que era un escritor que almorzaba  lo bastante para que la digestión y el friecito le produjeran sueño y ganas de adormilarse en el sillón con la excusa de leer el periódico, porque en realidad tendría que escribir, pero la siesta y el deber que peleaban, dieron como ganador a esta y se quedó dormido para soñar con un hombre que…

 

 

Imagen: upliftconnect.com

Anuncios

2 comentarios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s