Por Manuel Echegaray Relatos/Cuentos

COMIDA NOCTURNA

pixar luna

Nada era como debía ser: arriba estaba abajo, lo rojo era negro y el llanto se tomaba por risa; los perros maullaban y enormes elefantes volaban por el cielo sin hacer ningún ruido.

 

La derecha quedaba a la izquierda y el oro no tenía valor, pero sí la hojalata; el mundo caminaba de cabeza, nadie se preocupaba del futuro y el mañana era desconocido: solo existía el hoy y vestigios de un ayer viejo y apolillado.

Abrió los ojos y percibió el desbarajuste: supo que no era un sueño, que Alicia, la de Carroll vivía detrás del gran espejo, que él estaba despierto y lo que nunca se llegó a imaginar es que comer de noche produciría eso.

 

 

 

Imagen: elduquedecamelot.blogspot.com

Anuncios

2 comentarios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s